Cebada: mercados afectados por la invasión rusa en Ucrania

La situación mundial generada por la invasión de Rusia a Ucrania tiene un alto impacto en los mercados mundiales, tanto de energía como de alimentos y bienes en general, y entre ellos no es la excepción la comercialización de cebada.

En lo referente a este cereal, el conflicto que involucra a los dos países que aportan el 30 % de la exportación global  suma presión a un mercado complicado por la baja producción global observada en la campaña 2021/22. Las últimas estimaciones del USDA, con pocas variantes, mantienen las estimaciones de menor producción global y un bajo volumen de stock final, tal lo descripto en informes anteriores.

El análisis corresponde a los  ingenieros agrónomos de Cebada Cervecera Mario Cattáneo y Fidel Cortese, especialistas en el cultivo de cebada, y fue incluido en el informe mensual de nuestro newsletter, que puede recibirse suscribiéndose desde este link. 

Suscribite a nuestro Newsletter

Los precios de la cebada se mantienen firmes y con mucha volatilidad, como consecuencia de falta de oferta e incertidumbre de la producción futura. Las estimaciones de producción mundial para la próxima campaña, con un pronóstico de crecimiento de alrededor del 5 %, no prevén una pronta recomposición de stocks, provocando que el balance ajustado permanezca hasta mediados de 2023.

Ucrania, previo a la invasión, ha logrado exportar casi la totalidad de su saldo exportable de cebada. La preocupación en este país pasa por la siembra futura, ya que se estima que ese país tendrá por lo menos un 30 % de disminución del área de sus cultivos primaverales (incluyendo todos los cultivos), pudiendo asegurar al momento solo el 50 % del área de siembra del año anterior, con un 20 % que dependerá de los sucesos en las próximas semanas. A estos problemas de producción habrá que sumar los problemas logísticos de exportación, la cual ante la imposibilidad de salir por mar se está haciendo por vía ferroviaria a través de países vecinos.

Rusia ha suspendido las exportaciones de granos a los países integrantes de la ex URSS y ha retomado lentamente sus exportaciones a otros destinos, a través de los puertos de la margen oriental del Mar Negro. Y se espera que aumente su exportación de cebada a China, una vez aprobados los protocolos necesarios.

Respecto a China, el principal importador de cebada, el conflicto Ucrania/Rusia genera una nueva dificultad a su abastecimiento ya que Ucrania se había convertido en uno de sus principales abastecedores, junto a Francia y Argentina.

Cebada - Producción, comercialización y variedades

Posiblemente, en la nueva campaña observemos un reacomodamiento de exportadores e importadores. También, referido a este conflicto, es importante poner atención a los alineamientos y sanciones surgidas del mismo, como ejemplo muchos grupos cerveceros han dejado de operar en el mercado ruso.

Europa, con un mercado de malta con muy poca actividad, está a la espera de la nueva cosecha para recuperar stock y poder realizar un uso anticipado de la misma. Mientras tanto, importaciones desde Argentina y Australia han ayudado a mejorar la calidad de la cebada disponible.

En la cadena maltera/cervecera, a los problemas de la materia prima se le suman los problemas inflacionarios surgidos del aumento de costos energéticos, fletes, impuestos, etc. Respecto al consumo de cerveza el mismo continúa con la recuperación evidenciada en 2021 y se espera que las mayores aperturas post pandemia consoliden el consumo a pesar de los aumentos de precio.

El estado de las cebadas de invierno continúa siendo bueno en Europa Occidental y se espera una buena producción de las mismas. En cuanto a las cebadas primaverales, si bien se espera una reducción de la superficie total de la misma, su siembra continúa a buen ritmo.

Respecto a Canadá y Estados Unidos, la gran duda está puesta en la siembra 2022 debido a la competencia con otros cultivos y las condiciones hídricas de los suelos, ya que los mismos han tenido solo una recuperación parcial por lluvias aisladas.

Para Canadá se estima una reducción del 5 % de la superficie de cebada; el interés de los productores está puesto en otros cultivos, como por ejemplo canola.

De cualquier manera se espera que con la superficie pronosticada, si las condiciones climáticas mejoran, se alcance una producción cercana a los 10 millones de toneladas, lo que pondría a Canadá nuevamente en el mercado exportador de cebada.

Para Australia, se estima una reducción de superficie de alrededor del 10 %, por lo que volvería a volúmenes de producción promedio, luego de las dos últimas cosechas récord que superaron los 13 millones de toneladas anuales.

Las buenas perspectivas del mercado están respaldadas por la baja producción y la relación stock/consumo, a lo que se suma la inestabilidad generada por la invasión rusa a Ucrania.

De cualquier manera hay que seguir con atención la relación entre compradores y vendedores (o importadores y exportadores) en una situación de extrema volatilidad.

 


Más información sobre Mercados

Seguinos en las redes
Seguinos en Twitter      Seguinos en Facebook      Seguinos en Instagram

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.